0
1
2
3

Estudiante de la Andina gana premio Mujeres por el Clima


Lucía Salazar, estudiante de la Especialización Superior de Cambio Climático, Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos de la Universidad Andina Simón Bolívar, acaba de ganar el premio Mujeres por el Clima. Se trata de un programa organizado por la red mundial C40, compuesto por ciudades de todo el mundo comprometidas a luchar por el cambio climático.

El interés de Lucía Salazar por este tema surge desde su pregrado, durante el cual se involucró en actividades, conferencias, incluso materias optativas sobre derechos humanos. Conforme avanzó en sus estudios, se perfiló en el enfoque de género y medioambiente.

Por ello, investigó la discriminación ambiental asociada al relleno de El Inga, en Quito. En su estudio encontró que alrededor de El Inga se asientan comunidades aisladas sin garantía de movilización, además de vivir inmersos en un espacio contaminado, lo que acarrea riesgos.

Por otro lado, desde ReciVeci Lucía Salazar trabaja de cerca da los recicladores que “ahora –señala- no tienen garantizados sus derechos laborales. Es una persona que se encuentra en situación de precariedad, porque existen riesgos; no tienen asegurado un salario básico”.

Lucía Salazar ha sido parte del equipo que el 5 de junio presentó el Manual para Separar Residuos, que tiene la finalidad de que los ciudadanos sepan cómo desechar la basura ya clasificada, de manera que sea una ayuda para los recicladores.

Para participar en el concurso, Lucía Salazar trabajó sobre la problemática de los desechos y los recicladores, con un enfoque de género, puesto que en Quito, explica, el 70% de las personas que reciclan son mujeres.

Uno de los problemas que encuentra Lucía en su proyecto es la invisibilización del rol de la mujer en esta actividad, además de que se encuentra precarizada. Explica que “sufren violencia de género, física y económica. No distribuyen en casa el dinero”.

El premio que ganó consiste en una capacitación durante nueve meses, bajo la dirección de su mentora Nidia Pesantez, directora de ONU Mujeres Ecuador. El objetivo es fortalecer el proyecto, difundirlo nacional e internacionalmente, y lograr ponerlo en marcha. Para ello, recibe, con el resto de las ganadoras, capacitaciones con expertos en temas de género y cambio climático.

Estructuró su proyecto alrededor de tres ejes. El primero es el rol predominante de la mujer en el reciclaje. El segundo, el reciclaje inclusivo, en el que plantea esta actividad como parte de una economía circular. Esta óptica implica un desafía al Estado para que se comprometa a garantizar los derechos de las personas que se dedican a esta labor. Para dar una dimensión de su preocupación, es que de su investigación se deprende que cada familia gana una media de 18 dólares a la semana por medio de esta actividad.

El tercer eje es el reciclaje como mecanismo de mitigación al cambio climático, desde el cual se pretende trabajar también con la ciudadanía para reducir el consumo de residuos plásticos, para “recuperar una economía ecológica”.

En este concurso promovido por C40, y organizado en Quito por Conquito y la Secretaría de Ambiente del Municipio de Quito, participaron 68 proyectos. En una segunda ronda quedaron 20. Finalmente, se escogieron de ahí a 10 mujeres para que entren al programa Quito Mujeres por el Clima. 

Este proceso también se lleva a cabo en Londres, México DF y Montreal.

Lucía Salazar se muestra contenta ante este nuevo desafío, y manifiesta que la especialización Superior que está por finalizar en la Universidad Andina Simón Bolívar le ha proporcionado herramientas importantes para este proyecto.

El marco teórico que trabajó para su proyecto será su trabajo monográfico para la obtención del título en la Especialización.

STR