1
2
3

Apoyo educativo para la organización social


“La educación -especialmente, la educación popular- no tiene sentido sino está ligada a los procesos organizativos”. Con esta máxima, el profesor Édison Paredes, del área de Educación de la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, trabaja en una diversidad de cursos orientados al fortalecimiento de las organizaciones sociales. Lo hace a escala nacional, regional y continental. Al momento, uno de ellos tiene lugar en Quito. Titulado “Organización, normativa internacional del trabajo y diálogo social” está orientado a trabajadores/as y dirigentes/as sindicales del sector público.

El mencionado curso, que consta de tres módulos, se realiza en el marco de los acuerdos de cooperación que existen entre la Andina y la Internacional de Servicios Públicos (ISP), una federación sindical mundial que representa a 20 millones de mujeres y hombres trabajadores que suministran servicios públicos esenciales en 150 países. En el Ecuador la ISP está integrada por las siguientes organizaciones:

  • Federación Ecuatoriana de Enfermeras (FEDE)
  • Colegio Médico de Pichincha (CMP)
  • Federación Médica Ecuatoriana
  • Federación Nacional de Obreros de los Consejos Provinciales del Ecuador (FENOGOPRE)
  • Federación Ecuatoriana de Trabajadores Municipales y Provinciales (FETMYP)
  • Confederación Nacional de Servidores Públicos del Ecuador (CONASEP)
  • Federación Nacional de Obreros de las Universidades y Escuelas Politécnicas del Ecuador (FENASOUPE)
  • Federación de Trabajadores Libres Municipales del Ecuador (FETRALME)
  • Federación de Asociaciones Judiciales del Ecuador (FENAJE)
  • Comité de Empresa de Trabajadores de ETAPA-EP
  • Asociación Nacional de Trabajadores de Agua Potable y Saneamiento (ANTAPS)
  • Federación Regional Norte de Servidores Municipales (FERENSEM)

“La Universidad Andina y la ISP, en el marco del diálogo entre la academia y el movimiento sindical, hemos construido una larga relación de amistad y cooperación que data del 2005 y que se fundamenta en la educación popular liberadora. Para nosotros, como Academia, es sumamente importante compartir las experiencias, saberes y conocimientos con los diferentes sectores sociales, especialmente con aquellos que históricamente están en situación de opresión, explotación y exclusión social. Y eso es lo que hacemos con estos programas de educación”, asegura Édison Paredes.

A este curso, que dura tres meses, asisten 60 delegados/as de organizaciones sindicales del sector público ecuatoriano como: CONASEP, FENOGOPRE, ANTAPS, FENASOUPE, FERENSEM. También, participan representantes de organizaciones fraternas como Bomberos de Tosagua, Confederación Ecuatoriana de Empleados Municipales (CEEM), Asociación de Funcionarios y Empleados de la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador (ASOUASB) y Unión Nacional de Educadores (UNE).

En el primer módulo –explica Édison Paredes- se aborda el tema de la organización sindical, sus relaciones con el resto de la sociedad y se enfatiza en la importancia de la autonomía de la organización sindical con el Estado, los partidos políticos, las iglesias, los empresarios públicos y privados, etcétera. En todo esto, dice, se trabaja el tema de la comunicación como una estrategia para la acción sindical.

“En el segundo módulo analizamos la normativa internacional del trabajo. Es decir, revisamos los convenios referentes a la libertad sindical, la negociación colectiva y el derecho de huelga que están contemplados en la normativa de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) Además, dedicamos una parte del tiempo a reflexionar con detenimiento sobre la legislación laboral nacional, sobre todo lo referente a los derechos de los/as trabajadores. De igual manera, nuevamente, se trabaja el tema de la comunicación ligado a los derechos”.

“Finalmente, en el tercer módulo, se trabajamos, la relación entre la organización, los servicios públicos y el Estado. Esto con el objetivo de estructurar una estrategia de acción política para construir un proceso de unidad y fuerza social que posibilite establecer los elementos para la negociación con el Estado y el régimen”.

El profesor Paredes comenta que a lo largo de estos módulos ha podido percibir que, entre los/as participantes hay preocupaciones respecto del manejo que tuvo el Gobierno anterior en cuanto al tema sindical en el sector público.

“Se advierte una suerte de debilitamiento de su fuerza y capacidad de respuesta. Ellos miran y sienten una regresión en cuanto a sus derechos de asociación, contratación colectiva y huelga. Se ha implementado un proceso de paralelismo sindical ya que el régimen anterior creó organizaciones/instancias paralelas que han debilitado y atomizado a la organización sindical y, en otros casos, ha disuelto las organizaciones, violentando sus derechos. Sienten, además, el amedrentamiento, la persecución, la criminalización de su acción y lucha y, consecuentemente, hay temor. No obstante, también, se han generado formas de expresión de resistencia como movilizaciones, plantones, propuestas de reforma y otros mecanismos que renuevan la capacidad de acción de la organización sindical”.

Ahora, frente al nuevo Gobierno, el docente recoge las impresiones de los trabajadores/as asistentes al curso. “Ellos/as están con mucha expectativa. Están planteándose, fundamentalmente, trabajar y fortalecer la autonomía de las organizaciones, fortalecer la unidad y coordinación internas y con otras organizaciones sindicales y populares; y, también, miran, con esperanza, la posibilidad de establecer procesos de negociación con el régimen que posibilite mejorar su situación, restituir los derechos, revertir la realidad de opresión y retomar sus reivindicaciones. Pero, sobre todo, que se respeten los derechos fundamentales de organización, contratación colectiva, huelga y participación”.

El trabajo conjunto entre la U. Andina y la ISP permite fortalecer a las organizaciones en su capacidad de pensamiento, su accionar y su lucha autónoma y al mismo tiempo, enriquece el quehacer universitario, con la presencia de los/as trabajadores/as, con sus saberes, sus conocimientos y sus historias de lucha.

A lo largo de más de una década de relación se han abordado, entre otros, temas como: educación autoritaria y liberadora, organización, derechos humanos, gestión de la organización, planificación, valoración de puestos de trabajo, segregación laboral de género, servicios públicos de calidad.

Para Paredes, todos estos aspectos se enmarcan en la educación que “solo tiene sentido liberador si se constituye en un espacio de diálogo que sirva para fortalecer las capacidades de pensamiento crítico sobre la realidad de organización y de acción transformadora”.